También estamos en:

martes, 18 de marzo de 2014

Análisis de implantes alienígenas encontrados

Nos han pedido en varias ocasiones, hablar sobre las abducciones y sobre los implantes que se ciernen en el cuerpo humano, que verifican que toda esta experiencia, en la mayoría de ocasiones horrible, han sido totalmente reales.
(Aquí) publicamos algo sobre estas experiencias, pero hoy, ampliamos la información y detalles. Normalmente se asocian a entidades extraterrestres, los llamados Grises.

Se han extraído extraños microchips o implantes de los cuerpos de personas que aseguran haber sido abducidas por extraterrestres, sufrido una parálisis durante el sueño o simplemente haber tenido un sueño fuera de lo normal. En este artículo repasamos los últimos descubrimientos sobre estos misteriosos dispositivos.

Por dentro, parecen estar compuestos de tiras metálicas negras y brillantes. Pueden ser redondos, triangulares, en forma de espiral o finos como un alambre. No son más grandes que la cabeza de un alfiler. Son claramente visibles con rayos X, técnica con la que los investigadores han documentado cientos de estos implantes. De esta forma, se han detectado en partes tan dispares del cuerpo como la cabeza, los oídos, la boca, la nariz, las manos, los pies o las rodillas. No se sabe por qué razón, pero la mayoría se encuentran localizados en la parte izquierda del cuerpo del abducido.

Antecedentes

Los investigadores empezaron a informar que algunos abducidos creían que se les habían introducido objetos en su cuerpo en los años setenta. A menudo decían que estos implantes eran introducidos de manera forzada por la nariz, y los supuestos abducidos despertaban de sus experiencias con hemorragias nasales. En algunos casos, las ropas de la cama manchadas de sangre proporcionaban la primera pista a los investigadores y a los testigos de que podría haber ocurrido una abducción.

En los años ochenta, el número de casos aumentó espectacularmente, hasta el punto de que uno de cada cuatro abducidos informó de estos hechos.

Una de las primeras muestras de pruebas directas, así como uno de los pocos casos que no sucedieron en EEUU, fue investigado por el asistente social y ufólogo Keith Basterfield, de Australia. Los acontecimientos implicaban a Susan, una joven de Adelaida que decía haber tenido su primer contacto con extraterrestres en 1971, cuando sólo tenía diez años. Siguieron otros encuentros en los que ella creía que se le efectuaban exámenes médicos periódicos para seguir su desarrollo.

En las abducciones de Susan intervenían dos tipos de entidades: unos seres pequeños con grandes cabezas, análogos a los “grises”, que aparecían para efectuar todas las tareas secundarias, y otros altos y de aspecto humano, que parecían estar al mando.

En 1991, un dentista hizo una radiografía de la boca de Susan en la que aparecía la sombra de un objeto no identificable. Semanas después se efectuó una exploración más detallada. Esta vez no se encontró rastro del misterioso objeto. Susan dijo a Basterfield que había sido sometida a otra abducción en el intervalo de las dos radiografías, y que sospechaba que los extraterrestres habían retirado el implante para evitar su descubrimiento. Desgraciadamente, las radiografías se han perdido.

El doctor Leir y D. Sims son los investigadores más conocidos a nivel mundial sobre el fenómeno de los implantes alienígenas.

Roger Leir es un prestigioso médico especializado en la cirugía del pie. Se confiesa entusiasta del tema OVNI desde temprana edad, cuando su padre le mostró un periódico en el que se narraba la historia de Roswell.

Dr. Roger Leir
Cuando conoció a Leir, este le preguntó si estaba interesado en extraer alguno de los implantes de los que tenía constancia por pruebas de rayos X. El resto se puede decir que es historia…hasta el día de hoy el doctor Leir ha recuperado más de 20 implantes de supuestos abducidos.

Por su parte, Derrel Sims es ex agente de la CIA y director de la Fundación para la Investigación Interactiva y Tecnología Espacial, con sede en Houston. Sims asegura que fue abducido desde los dos hasta los diecisiete años.

Ha sido uno de los primeros investigadores en localizar e identificar los implantes extraterrestres. Actualmente posee la colección privada más grande (y quizás la única en el mundo) de implantes extraterrestres, todos ellos extraídos en operaciones quirúrgicas.

Los casos de Janet y Pat Parrinello

Desde su niñez, Pat Parrinello ha experimentado extraños fenómenos. A la edad de seis años se despertó en su casa de Norteamérica paralizado y en presencia de una luz brillante. De esta manera se inició una serie de experiencias a lo largo de los años, en las que dice que estaba siendo constantemente investigado por seres de grandes cabezas, conocidos en el mundo de la ufología como “grises”.

A diferencia de muchos abducidos por extraterrestres, que recurren a la regresión hipnótica para recuperar sus recuerdos, Parrinello es del todo conciente de sus experiencias. No sólo recuerda haber sido abducido, sino también que era introducido en una extraña habitación donde las entidades alienígenas lo sometían a exámenes médicos.

Después de estas experiencias, Parrinello tuvo la sensación de que le habían implantado un dispositivo en alguna parte de su cuerpo. Y no era el único, porque hay un número creciente de abducidos que cuentan relatos similares.

En los últimos tiempos, la búsqueda e identificación de estos implantes, así como probar su origen extraterrestre, ha sido la gran pasión de muchos investigadores. La mayoría de estas esperanzas fueron vanas, pero este no fue el caso de Parrinello.

En 1995, junto con una mujer también americana, Janet, que tenía objetos incrustados en su pie izquierdo, Parrinello fue uno de los primeros en someterse a una operación quirúrgica para extraerle el artefacto. Los trámites para las intervenciones fueron llevados a cabo por el Dr. Roger Leir en su clínica de Ventura, California.

Las operaciones debían efectuarse bajo una estricta seguridad. El Dr. Leir temía por su licencia al verse envuelto en estas operaciones tan poco convencionales. Según decía, “los médicos que siguen adelante con estos temas pueden quedar fuera de la profesión.” A pesar de estos temores, el Dr. Leir documentó las operaciones con cámara de vídeo.

Durante las intervenciones, Leir realizó una prueba: con los objetos aún alojados en los cuerpos de los pacientes, los presionó suavemente. Aunque en aquel momento Parrinello y Janet estaban bajo una fuerte anestesia local, experimentaron un fuerte espasmo muscular como respuesta; Janet casi se cayó de la mesa. La anestesia debería haber amortiguado cualquier actividad de este tipo.

Después de extraer el objeto, una tarea que fue bastante laboriosa debido a que el dispositivo magnetizado se adhería a los instrumentos quirúrgicos, su magnetismo desapareció.

Al final de la operación se había extraído de Parrinello un objeto de 4×2 mm, de un color oscuro y cubierto por una membrana de hemoglobina y queratina. Este recubrimiento, similar al que cubre todos los cuerpos extraños que se introducen en el cuerpo, tenía un ADN que coincidía con el de Parrinello. Sin embargo, el Dr. Leir estaba seguro de que no se trataba de un quiste y dijo que nunca había visto nada semejante.

De Janet se extrajeron dos objetos de aspecto similar, uno de los cuales tenía forma triangular, con 1,5 mm por lado. Derrel Sims los envió los envió a la Universidad de Houston para someterlos a una investigación más detallada.

Pat Parrinello dice que, después de haber tomado la decisión de que se le extrajese el implante, durante semanas sufrió lo que él interpretaba como una intervención extraterrestre para disuadirle de que siguiese adelante con la operación quirúrgica. Pero claro, cabe preguntarse, ¿por qué estos seres no volvieron a abducirlo para eliminar la prueba?

La historia de Cote

Cote lleva investigando el fenómeno OVNI desde hace más de 30 años, incluso lideró un grupo de investigación llamado Lansdowne Five, ahora disuelto.

La noche del 18 de octubre de 1993, se despertó en su cama paralizado. Con los ojos abiertos pero sin poder moverse, sintió cómo flotaba y salía de su habitación. Dice que recuerda ver los árboles mientras se elevaba y era introducido en una luz muy brillante. Entonces se vio dentro de una nave espacial, rodeado de seres de metro de altura, cabezas triangulares con ojos tipo insecto y extremidades muy delgadas. “Parecían muy frágiles, podían verse perfectamente sus venas y sus arterias” dice Cote.

Cote escuchaba hablar a las criaturas dentro de su cabeza, telepáticamente, ya que no movían sus bocas. Uno de sus secuestradores era semejante a una persona procedente de la Tierra, de piel oscura, y parecía estar supervisando las pruebas. A continuación sedaron a Cote, obtuvieron muestras de hueso, piel, esperma y finalmente le colocaron dos implantes en el brazo.

Según Cote, los extraterrestres le comunicaron que debía formar un pequeño grupo para escribir sobre las cosas terribles que ocurrían en la Tierra. También le aseguraron que no debía preocuparse, que con el tiempo todo se esclarecería.

Aquí termina la experiencia en la nave, encontrándose en su cama de nuevo dos horas después. A la mañana siguiente, pudo comprobar que tenía dos pequeñas punzadas en el brazo izquierdo. Un día después, empezó a sentirse mal, confuso, afectándole mucho los sonidos de tonos altos.

Cuando se sintió recuperado, Cote junto con otras personas comenzaron a registrar todas las cosas que van mal en el mundo, llegando a darle forma a un libro de más 2.500 páginas.

Cote afirma que los extraterrestres se comunican con él a través de los implantes, y en uno de los últimos mensajes le solicitaban que disolviera el grupo porque “el fin de los tiempos está cerca”. También dice que llegado el momento, ellos vendrán y se llevarán a millones de personas que están marcadas con estos implantes, para “tutorizarlas” y devolverlas a la Tierra para que guíen a la humanidad.

“Esta es la parte que da más miedo. No sé si vendrán a por mí y no me traerán de vuelta a la Tierra. No sé si debo confiar en ellos.” Dice Cote.

CARACTERÍSTICAS OBSERVADAS EN LOS IMPLANTES

Antes de ser retirados, algunos implantes emiten señales de radiación electromagnética de FM en frecuencias escalares de 93MHz, 15MHz e incluso frecuencias utilizadas en las comunicaciones espaciales por satélite. El revestimiento superficial que poseen es sensible a los fonones, al parecer con el fin de retransmitir ondas de sonido. Si se rompe, vuelve a ensamblarse. También se han encontrado nanotubos de carbono electrónicos en estos dispositivos, estructuras que no se pueden encontrar en la naturaleza. Estos nanotubos son de pared única. Steve Colbern, científico especializado en materiales químicos y nanotecnología, los consideró como fabricados por una tecnología muy avanzada, todavía no alcanzada en la Tierra.

¿De qué están compuestos?

Se ha encontrado con frecuencia hierro meteórico, cobalto y cantidades significativas de iridio. Algunos también contienen estructuras cristalinas ortorómbicas de cloruro de sodio. Y también boro, que no se encuentra de forma natural en el cuerpo humano. Las relaciones isotópicas que muestran no se encuentran en la Tierra, de hecho se encontró una estructura similar en un meteorito formado por níquel y hierro (los llamados “hexahedrites”). Se cree que podrían haberse formado cerca del núcleo de la galaxia o en supernovas.

Cubierta exterior orgánica

Cuando se encuentran en el tejido humano, los implantes están rodeados de un inusual y fuerte revestimiento compuesto por proteínas y queratina (el mismo tejido que forma el pelo y las uñas). Esta especie de cáscara parece que previene el rechazo del cuerpo, ya que no produce respuesta inmune alguna. Es tan fuerte que los cirujanos no pueden cortarla con un escalpelo de acero endurecido (que puede cortar el hueso fácilmente). No puede ni siquiera ser rayada con diamante, sólo puede cortarse con láser. Hasta ahora no hay nada en el mundo fabricado por el hombre que pueda compararse con la fuerza de este material.

Alineación atómica

Se cree que la cobertura es tan fuerte porque los átomos se encuentran atómicamente alineados. Todas las partículas atómicas se encuentran en la misma dirección, dándole una resistencia que todavía no se ha podido reproducir en laboratorio. La única criatura de la Tierra que puede alinear algo de esta forma es la araña; por eso los hilos que fabrica este extraordinario animal se pueden estirar muchísimo antes de romperse.

Se dice que los trajes de extraterrestres que se han podido recuperar de OVNI´s estrellados también estaban organizados de esta forma atómicamente.

Una vez el implante ha sido extraído del cuerpo de la persona, sí es posible cortar la cubierta, posiblemente debido a que ya no recibe o se puede cargar con la energía eléctrica del abducido.

Un campo electromagnético

Antes de ser retirados del cuerpo, los implantes emiten un campo electromagnético muy fuerte, que puede ser detectado perfectamente con un medidor de Gauss (en ocasiones llegan a dar picos de más de 10 miligauss). Sin embargo, cuando se ha eliminado el implante el detector ya no registra nada. Al igual que en el caso anterior, se cree que la energía propia de la persona alimenta el dispositivo y le permite generar el campo de fuerza.

Haces de nervios

Cuando se encuentra en el cuerpo, se pueden observar grandes grupos de nervios alrededor del implante, incluso creciendo dentro de él. Estos nervios se caracterizan por ser los que están involucrados en procesos que requieren una especial sensibilidad, como cuando cogemos un vaso y lo sujetamos con la fuerza suficiente para que no se rompa ni se nos caiga de las manos. Estos implantes se encuentran a menudo en lugares donde este tipo de nervios no crecen normalmente, como en el dorso de la mano o en la mandíbula. Sin embargo, un implante localizado en la mandíbula presentará este tipo de tejido nervioso.

Sin antecedentes quirúrgicos

Todos los pacientes que fueron aceptados para el estudio de los implantes no habían sido sometidos a ninguna cirugía previa. Tampoco habían sufrido ningún accidente ni ningún otro acontecimiento que pudiera explicar la presencia del chip en ese lugar.

Ausencia de respuesta inflamatoria

En todos los casos que se estudiaron no se encontró resquicio de respuesta inflamatoria, ni crónica ni local. Tampoco había señales de heridas ni cicatrices. Ningún punto de entrada. En el caso, poco frecuente, de que se presente una señal de entrada, al día siguiente o como mucho a los dos días ha desaparecido completamente. Los investigadores han quedado sorprendidos por este descubrimiento, pues si actualmente se pudieran insertar dispositivos metálicos en el cuerpo humano sin ningún tipo de respuesta inflamatoria, se podrían realizar trasplantes de órganos y otras operaciones sin preocupación por el rechazo posterior.

Análisis microscópico

Un análisis con microscopio electrónico a 100.000 aumentos reveló que los implantes están compuestos por once elementos diferentes.

Análisis en laboratorio

Los implantes han sido examinados por varios de los laboratorios más punteros del mundo, como el de Los Álamos, en Nuevo México, en el que se llegó a la conclusión de que su naturaleza es meteórica, ya que los isótopos metálicos que contienen no se encuentran en la Tierra.

El laboratorio de metalurgia de la Universidad de San Diego, California, concluyó que los isótopos metálicos eran “extraterrestres”.

Fluorescencia

Los investigadores Derrel Sims y R. Leir, descubrieron que el cuerpo del 15% aproximadamente de las personas que han sido abducidas o tocadas físicamente por presuntos extraterrestres, emite una fluorescencia que dura entre dos y cuarenta y ocho horas después del suceso. Se han dado casos en que esta fluorescencia corporal ha durado un mes.

Esta fluorescencia es subdérmica, es decir, no es emitida por la capa más superficial de la piel, sino que se encuentra “dentro” de ella. No desaparece lavando ni frotando la piel. Se puede observar con facilidad acercando una luz negra a la piel, apareciendo brillante como si se hubiera pintado a la persona con una pintura de neón amarilla. Se ha especulado con que pudiera tratarse de algún tipo de antiséptico usado por los extraterrestres.

Aunque la fluorescencia no es un fenómeno tan anómalo en la naturaleza. Todas las sustancias orgánicas emiten una débil luz fluorescente que no podemos captar a simple vista. En el laboratorio Nacional de Sandia en Nuevo México se está investigando cómo detectar estas sustancias en la escena de un crimen.

¿PODRÍAN SER LOS IMPLANTES DISPOSITIVOS DE CONTROL MENTAL?

Implante de forma irregular
¿Y qué pasaría si los implantes fueran de origen terrestre? Martin Cannon así lo cree y tiene la teoría de que la abducción es una invención, pero no sólo de los testigos. La otra parte culpable sería alguna rama oculta del gobierno de EEUU, posiblemente la CIA.

En The Controllers, Cannon sugiere que miembros inocentes son raptados por estos grupos y se les implantan dispositivos de control mental. Es posible que hagan tareas para el gobierno sin saberlo. Después, los “abducidos” son programados con una sugestión poshipnótica que se adapta a la clásica experiencia de abducción extraterrestre, asegurándose así de que, si la memoria de los secuestrados vuelve a la consciencia, aparecerá el recuerdo “pantalla” de los extraterrestres. Así, si la víctima dice que ha sido abducida, puede desacreditarse fácilmente.

Alrededor del 2% de la población estadounidense muestra signos de haber sido abducida. No en vano, en 2003 la BBC informaba de que 4 millones de americanos afirmaban haber sido abducidos. Incluso existe un libro sobre cómo defenderse de una abducción alienígena. Si todo esto fuera cierto, ¿cuánta gente podría estar siendo estudiada o monitorizada desde fuera o dentro de la Tierra?

Informando http://ovnisultimahora2.blogspot.com/
Fuente: http://www.anunnakis.es

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ovnis última hora publica de buena fé toda la información aquí expuesta, prueba de ello es que siempre citamos las fuentes consultadas.
Ovnis última hora solo consulta medios libres y alternativos que no se deben a intereses creados.
Ovnis última hora distribuye toda la información incluida con fines científicos, de investigación y educativos. Creemos que esto constituye un uso justo de cualquier material protegido por derechos de autor. No obstante rogamos nos comunique cualquier infracción que crea que hemos cometido con el fin de subsanarla.